Conseguir un buen branding emocional

Conseguir un buen branding emocional

En el mundillo del márketing, tanto si hablamos del más tradicional como del online, la idea de que una marca es una mera descripción de un producto o un servicio está más que superada. Más que eso, debe servir para comunicar ideas, emociones, sensaciones. Uno de los aspectos que más ser persiguen hoy en día es el del llamado branding emocional, capaz de conseguir esta identificación poderosa con el consumidor. No debe servir sólo como seña de identidad, sino como escaparate de valores e intenciones.

¿Cómo conseguir adecuadamente esto, aprovechando todas sus posibilidades? Es importante que las emociones entronquen con las experiencia que la marca lleva a los usuarios a vivir. Puede parecer extraño o complicado explicado de esta manera, pero no es otra cosa, en el fondo, que llevar nuestra empresa a un ámbito social, algo que hoy está a la orden del día. Debemos favorecer la conversación y el feedback directo a través de medios como redes sociales, foros, chats… pero también hacer que la marca tenga una presencia en otra clase de situaciones.

El ejemplo paradigmático que hemos podido ver en los últimos meses es el de Red Bull. Su campaña Red Bull Experience nos trae periódicamente toda clase de desafíos de deportes extremos que sirven para atraer la atención del público, igual que cualquier clase de publicidad, pero también para mostrar claramente una intencionalidad y una imagen de marca: gracias a esta bebida no existen los límites, cualquier cosa es posible. Un simple botón de muestra de todo lo que puede dar de sí el branding emocional bien entendido.

Compartir la entrada

Sobre el autor

Comentarios

Comentarios cerrados.