Consejos para un buen branding

Consejos para un buen branding

branding

La palabra “branding” es una de tantas que se ha incorporado a nuestro vocabulario como parte del argot del márketing. Y como tantas, su significado original a veces se ve diluido en cierta medida. El branding no es solamente la creación de una marca; es toda una estrategia con varios pasos en los que resulta imprescindible saber cómo mantener el interés y rentabilizar nuestra imagen.

La adopción de un nombre y de una identidad corporativa asociada son los dos pilares básicos, los que sin duda se realizan en primer lugar, y desde luego los más fáciles de asimilar por el receptor. Todos conocemos marcas que, a pesar de haber cambiado a lo largo de los años, mantienen su identidad inamovible gracias a una inteligente y sólida planificación de la misma. Para conseguir esto, es importante que los valores que haya detrás también evolucionen junto con los tiempos. La identificación emocional que se consigue con el receptor puede variar con el paso de los años; es importante saber adaptarla y que al mismo tiempo sea suficientemente universal.

El análisis del mercado, del target, del perfil al que vamos dirigidos, son por tanto no opciones sino requisitos indispensables para conseguir esa marca capaz de evolucionar de manera adecuada. En este sentido, es importante que pensemos siempre a largo plazo, y que tengamos en mente que la sencillez y el minimalismo son, muchas veces, más eficaces a la hora de cambiar y se asimilados por la audiencia. No obstante, hemos de saber combinarlo con esa cualidad de diferenciación que nos haga resaltar en el mercado. Una planificación cuidadosa, a cargo de un especialista en diseño y comunicación, tendrá como resultado una de esas imágenes poderosas a lo largo de los años, de la que nuestra empresa pueda sentirse orgullosa.

Compartir la entrada

Sobre el autor

Comentarios

Comentarios cerrados.