¿Cuánto tiempo empleas en responder a tus clientes?

¿Cuánto tiempo empleas en responder a tus clientes?

“Los tiempos han cambiado mucho, todo avanza muy deprisa”. Esta frase define ahora, más que nunca, nuestra realidad, y es que todo a nuestro alrededor gira en torno a un único objetivo: rapidez.

Rapidez que ahora necesitamos para que los demás nos consideren eficientes, válidos, competentes, serios y confiables. De igual modo, no nos engañemos, si nos situamos del otro lado también somos partícipes de la exigencia de celeridad que se impone en nuestros días.

Bajo esta corriente, actualmente un negocio se ve obligado a actuar rápido ante sus clientes, y hacerlo no solo para proporcionarles el producto o servicio que buscan, también para aportar soluciones cuando estas se demandan.

¿Te has parado a pensar en cuánto tiempo empleas en responder a tus clientes? Ser resolutivos es primordial, pero tanto o más importante es actuar en un mínimo espacio de tiempo.  Hace pocos años, los servicios de atención al cliente acumulaban consultas que se iban atendiendo en promedios de dos o más días. Hoy esto es impensable.

Si una pregunta o sugerencia se recibe por cualquiera de las vías de comunicación puestas a disposición del cliente, una primera toma de contacto de manera inmediata es primordial. Hacer ver a quien se ha puesto en contacto con nosotros que estamos ahí y dispuestos a ayudarle es todo un acierto y que se convierte en una imposición cuando lo que recibimos es una queja.

Responder en una primera instancia, sí,  pero hacerlo de forma personalizada y facilitar el derecho a réplica. Evita en estos casos los servicios automatizados de respuesta, usa el correo dirigiéndote a tu cliente con nombre y apellido,  emplea el teléfono si hace falta, haz que se sienta tenido en cuenta. La solución posterior puede tardar, pero el buen trato es siempre un paliativo de la frustración inicial.

Compartir la entrada

Sobre el autor

Comentarios (1)