El videomárketing, cómo usarlo

El videomárketing, cómo usarlo

El vídeo tiene unas ventajas innegables a la hora de vender un producto o servicio. Es más ameno y fácil de asimilar, muchas veces, que un texto, debido a que la educación como navegantes de muchos de los usuarios de Internet pasa precisamente por el mundo audiovisual. Es una opción elegida por muchas empresas para mostrar los productos de su tienda online, por ejemplo, y es que, además, se estima que ofrece mejores resultados a la hora de aparecer en las búsquedas de Google.

Como cualquier otra herramienta de márketing también tiene sus aspectos negativos, o quizás menos efectivos, que debemos saber cómo evitar. Por ejemplo, tenemos que intentar que nuestros vídeos no sean demasiado largos. Si un anuncio televisivo tradicional no debería, por norma general, superar el minuto de duración, en Internet debemos seguir unas pautas similares. La duración puede extenderse más, claro está, si hablamos de un tutorial o la review de un producto, pero evitando caer en la repetición y la monotonía.

Es importante, igual que hacemos cuando escribimos un texto, que usemos un lenguaje ameno y fácil de entender por cualquier visitante. Las normas de redacción publicitaria también tienen que estar muy presentes cuando redactemos el guión de un vídeo: intentar motivar al usuario a la acción, vincularlo de manera emocional (en busca del famoso y eficaz engagement), utilizar palabras clave (evidentemente también a la hora de describir el vídeo), serán aspectos fundamentales. Debemos ser honestos y aportar información útil y veraz en todo momento. Si utilizamos correctamente todas las opciones y posibilidades del videomárketing, tendremos con nosotros un terreno fértil y muy poderoso en el que construir.

Compartir la entrada

Sobre el autor

Comentarios

Comentarios cerrados.