¿Qué es el márketing de compromiso?

¿Qué es el márketing de compromiso?

La saturación de contenidos y de estímulos que recibimos cada día a través de Internet y, sobre todo, de las redes sociales, hace que las empresas deban esforzarse mucho más en aprovechar su presencia. Ya lo decíamos hace unos días: ser y estar no es lo mismo en las redes sociales. Podemos arriesgarnos a pasar desapercibidos, e incluso a conseguir efectos contrarios a los deseados y reforzar una imagen negativa si nuestra actitud no es la correcta. Y lo mismo podemos decir de cualquier entorno publicitario.

Una de las tendencias más en boga en los últimos años es la que se conoce como márketing de compromiso (o engagement, en su término inglés). Básicamente consiste en algo que procede de la misma publicidad tradicional: hacer sentir al usuario y posible comprador parte de la marca de manera íntegra. Conseguir que se sumerja en ella, se sienta partícipe e incluso desarrolle simpatía y filiación por la misma.

Son muchos los métodos para conseguir esto. Desde el márketing viral, que bien realizado y con originalidad puede provocar mucha curiosidad, hasta las técnicas de street márketing o márketing de guerrilla, que contribuyen a conseguir que la publicidad esté inmersa en todos los espacios por los que nos movemos. Sin olvidar, por ejemplo, el advergaming, o lo que es lo mismo, la publicidad centrada en juegos, creados o no para la ocasión.

Se trata de jugar con nuestra psicología, convertir la publicidad en parte de nuestra vida sin que nos demos cuenta. Esto supone tener que hilar muy fino, puesto que el público sabe ya distinguir las intrusiones perfectamente y rechazarlas. Sin embargo, conseguir un buen engagement es fundamental para perpetuar en el tiempo la imagen de marca que busquemos. Y es que, por muy elaborada que esté nuestra campaña, no tendrá sentido si no consigue despertar el compromiso en quienes la reciben.

Compartir la entrada

Sobre el autor

Comentarios

Comentarios cerrados.